Turismo literario Francia

Turismo literario: Francia

Francia siempre ha sido considerado el país de la revolución y la ilustración. Sus artistas son conocidos y admirados en todo el mundo y no iba a ser menos en la literatura, que nos ha dado grandes obras y clásicos. ¿Queréis adentraros en las campiñas francesas? Pues comenzamos nuestro viaje:

Stendhal

Turismo literario Francia

Sí, el del síndrome de Stendhal, ese que te da al contemplar obras de arte de gran belleza. Henri Beyle, más conocido por su pseudónimo, Stendhal, fue un escritor del s. XIX, además de ser auditor y participar en la administración francesa durante las guerras napoleónicas. Estuvo en varias campañas del emperador francés, entre ellas, la fallida invasión al Imperio Ruso en 1812. La mala relación con su padre, el cual no daba importancia a las inquietudes intelectuales de su hijo, así como una infancia por lo general infeliz se ven reflejadas en su obra Rojo y negro.

Rojo y negro (1830)

Stendhal

Junto a La cartuja de Parma (1839), esta es una de sus novelas más conocidas y aclamadas. En esta obra se nos narra la vida de Julien Sorel, un joven inteligente, hijo de un aserrador que, como el padre del autor, despreciaba a los intelectuales. El objetivo último de Julien es hacerse un hueco en la burguesía, mundo en el que consigue entrar tras ser recomendado como maestro de los hijos del alcalde por el clérigo de su pueblo. Julien consigue hacerse un nombre en Verrières y esa fama le llevará a conquistar a la señora del alcalde. Es entonces cuando la vida de Julien empieza a complicarse debido a sus ambiciones cada vez mayores y a sus malas decisiones.

Rojo y negro es todo un ejemplo del realismo que veremos más adelante en el s. XIX, con una descripción de la situación social y política de la época que no se limita a exponer a los personajes, sino que se adentra en sus emociones, sus motivaciones, la forma en que su contexto les influye, etc., y realiza una caracterización tridimensional que no era común en aquella época. También destaco una especial delicadeza en la forma de ambientar y de situar la acción en las diferentes localizaciones, un detalle que a mí me gustó mucho, especialmente en la primera parte de la novela.

Honoré de Balzac

Literatura de Francia

También escritor realista del s. XIX, Balzac empezó su carrera en el teatro, escribiendo incluso libretos de óperas. Sin mucho éxito por aquel entonces, Balzac se interesó por la novela e intentó escribir alguna, aunque no llegó a completar sus primeros intentos. Fue más tarde cuando se le ocurrió la ambiciosa idea de escribir toda una serie de novelas en las que describiría todos los aspectos de la sociedad francesa de su época: La comedia humana. Y es, precisamente, una de estas novelas las que mayor éxito le ha otorgado y de la que os hablo a continuación.

Eugénie Grandet (1833)

Honoré de Balzac

Narra la historia de Eugénie, hija de Félix Grandet, tonelero jubilado que esconde su fortuna hasta de su propia familia, la cual vive en malas condiciones por culpa de la avaricia del padre. Sin embargo, hay quienes sospechan del verdader capital del señor Grandet y por ello pretenden la mano de Eugénie. Tras varias artimañas, tanto por parte del señor Grandet, como de quienes codician su dinero, la joven va descubriendo la verdad y, a la muerte de sus padres, es ella la que lleva las riendas de la fortuna de una forma completamente diferente al señor Grandet.

Como ya es común en el realismo, los personajes de Eugénie Grandet se caracterizan por una profundidad y complejidad que se explica también con su contexto. Pero sobre todo destaca Eugénie, que, si bien es una mujer de su tiempo, también se rebela en muchos aspectos a las convenciones sociales, muchas de ellas representadas en su padre.

Victor Hugo

Literatura francesa

Victor Hugo era hijo de un general de Napoleón, republicano y librepensador, y de una mujer católica y monárquica. Debido a los continuos cambios de residencia de la familia y a la oposición de su madre a las ideas del general, esta decidió establecerse en París con sus hijos. Así empezó la educación conservadora de Victor Hugo, la cual fue cambiando con el tiempo hasta convertirse él también en republicano. El ambiente político en que creció y vivió le llevó, años más tarde, al exilio durante el gobierno de Napoleón III. Conocido sobre todo por sus obras Nuestra señora de París (1831) y Los miserables (1862), yo os voy a hablar de una de sus novelas cortas: Último día de un condenado a muerte.

Último día de un condenado a muerte (1829)

Victor Hugo

Esta novela corta nos muestra, a modo de epístola, todos aquellos pensamientos y emociones que pasan por la cabeza del condenado mientras está retenido en su celda. Habla de la injusticia, de cómo se hacía espectáculo alrededor de la guillotina, de cómo su hija de apenas tres años ya cree que está muerto, etc. Por medio del protagonista, de quien no se conoce ni el nombre ni el delito (aunque se intuye), Victor Hugo nos muestra su posición ante la guillotina y nos hace reflexionar sobre la libertad y la vida.

 

 

Edmond Rostand

Escritores de Francia

Nacido en Marsella en el seno de una familia acomodada, Rostand fue un poeta y dramaturgo del s. XIX. Aunque sus primeras obras de teatro no fueron un gran éxito, fue con Cyrano de Bergerac con la que ganó el reconocimiento del público.

Cyrano de Bergerac (1897)

Edmond Rostand

Basada ligeramente en la vida del novelista, dramaturgo y duelista francés del s. XVII (y uno de los precursores de la ciencia ficción), esta obra de teatro en verso nos muestra las muchas habilidades de Cyrano, sobre todo con las letras, con las que ayuda a Christian a conquistar a Roxanne. Cyrano accede porque está enamorado de Roxanne y considera esta la única forma de poder demostrarle su amor.

Advertencia: si leéis esta obra, acabaréis pensando en verso y el habla normal os resultará extraña.

Simone de Beauvoir

escritoras francesas

Hija de un abogado y de una mujer burguesa y católica, Simone también recibió de muy joven una educación católica. En su adolescencia tuvo una crisis de fe que la llevó a ser atea hasta sus últimos días. Estudió Matemáticas, Literatura y Filosofía, y fue una de las primeras mujeres graduadas en la Sorbona. Después trabajó como profesora de instituto hasta que pudo sustentarse con lo que ganaba escribiendo. Una de las figuras del feminismo en general y, más concretamente, impulsora, gracias sobre todo a su obra El segundo sexo (1949), de la segunda ola del feminismo.

La mujer rota (1967)

Simone de Beauvoir

Se trata de un conjunto de tres relatos protagonizados por mujeres que reflexionan sobre su vida, la juventud y la vejez, sobre el amor, o lo que nos venden como amor, cuando en realidad es dependencia. Cada relato sigue un estilo diferente, uno más dialogado y cercano a la narrativa convencional, otro en forma de monólogo y el último, una especie de diario. Cada una de estas mujeres tiene una inquietud a lo largo de su relato y cada una reflexiona y se lamenta por ello, mostrándonos a la Simone más existencialista.

Françoise Sagan

Escritoras de Francia

Hija de padres burgueses, además de novelista, Françoise fue también cineasta de la ‘Nouvelle Vague’. Conoció a Truman Capote y a Ava Gardner en uno de sus muchos viajes a los Estados Unidos. Tuvo problemas con las drogas y con la ley, además de una salud delicada que finalmente acabó con su vida. Su novela más conocida es Buenos días, tristeza.

Buenos días, tristeza (1954)

Françoise Sagan

Esta novela, que Sagan publicó con dieciocho años, narra el verano de Cécile, una joven de diecisiete, su padre y su amante. El padre de Cécile es un mujeriego y vividor que contagia su forma de vida a su hija, la cual, ante la permisividad de su padre, hace lo que quiere durante ese verano. Cécile conoce a Cyril, con quien empieza a salir, y los cuatro disfrutan de sus ociosas vacaciones hasta la llegada de Anne, amiga de la difunta madre de Cécile y la mujer que la crió a su muerte. Esta nueva situación altera esa vida que han llevado durante sus vacaciones y, en cierto modo, lo pone todo patas arriba, y nos muestra las decisiones que toman algunos personajes para continuar con la vida de despreocupación a la que ya estaban acostumbrados.

 


Hasta aquí el viaje por la literatura francesa. Tengo la sensación de que me dejo a alguien, así que cuando recuerde qué otros autores y autoras franceses he leído, actualizaré esta entrada. Ya sabéis también que podéis dejarme vuestros comentarios y sugerencias aquí abajo.

Un saludo y que la literatura os acompañe.

Anuncios

4 comentarios en “Turismo literario: Francia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s