¿Cómo sacar del armario a tus personajes?

Me planteé hace poco escribir esta entrada cuando estaba revisando y corrigiendo varias historias que tenía en fase borrador. En un gran porcentaje de las historias que estoy escribiendo (ya sea novela o relato corto con intenciones de alargarse) hay personajes LGTBI. En varias de ellas, tenía muy claro cuáles iban a ser los personajes LGTBI ‘fijos’, es decir, los que ya de antemano había planificado con una orientación sexual/identidad de género no cis-hetero. Pero en otras, la cosa surgió de forma espontánea conforme iba escribiendo. De ahí que me planteara: ¿cómo salen los personajes del armario?

No me refiero solo a la escena en que los personajes dicen en un diálogo ‘soy X’, sino al momento  en que se presentan en la narración como LGTBI.

Hay muchos motivos por los que incluir personajes LGTBI en tus historias, pero para tratar ese tema os dejo estos artículos de Rafa de la Rosa y Jennifer Moraz en los que dejan muy claro la importancia de la diversidad en la ficción. Por mi parte, solo añadiré que, cuando formas parte del colectivo y además escribes, esta representación se hace más necesaria y su desarrollo es probablemente más natural y genuino. Sabemos qué cosas nos parecen relevantes para la adecuada construcción de nuestros personajes LGTBI y también sabemos qué es lo que no queremos que se asocie con ellos y con el colectivo (véase, los dichosos clichés). Pero si no sois del colectivo y queréis incluir de forma correcta a un personaje LGTBI, sí que podéis tener en cuenta lo que os voy a contar.

Bien, ya hemos decidido que alguno de nuestros personajes será LGTBI (e interpreto que escribiremos este personaje con el debido respeto y cumpliendo alguna de estas pruebas de diversidad y no solo por quedar bien). Hemos desarrollado su personalidad, su historia de vida, su aspecto, sus ambiciones y miedos, etc. y llega el momento de empezar a escribir. ¿Cómo introducimos su orientación sexual en la narración? ¿Cómo se la presentamos al lector? Desde luego que hay que hacerlo, porque si no se dice nada, los lectores asumen su cis-heterosexualidad (vamos, lo de ‘todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario’, versión sexualidad).

Aquí podemos jugar con muchos factores: podemos decirlo en la narración pero hacer que el resto de personajes no lo sepan; podemos insinuarlo (o no) en la narración y hacer que el personaje lo diga en una conversación o lo muestre con alguna acción, etc. Dependiendo del efecto que queramos causar en los lectores, tendremos que tener en cuenta cómo sera la frase en que estos lo descubran de forma oficial.

Cuando ese peso recae sobre el narrador, mi consejo es optar siempre, sea cual sea ese efecto que queramos provocar, por la elegancia, pero sin ambigüedad y sin circunloquios cuyo único objetivo es no decir las cosas claras: fórmulas enrevesadas y laberínticas que, aunque puedan resultar muy poéticas, a veces confunden más que aclaran.

maxresdefault
No son lesbianas, son de la escuela de Safo y sienten ardientes pasiones por la costilla de Adán.

A veces, si no conocemos mucho el tema o se trata de un asunto que pueda resultar controvertido, tendemos a estos rodeos. No tengáis miedo a decir las cosas tal y como son; se puede escribir con lirismo pero con claridad.

Esta vez estaba frente a Aschenbach, quien volvió a ver, con asombro y hasta con miedo, la divina belleza del chico. [...] «¡Muy bien!», se dijo Aschenbach con esa fina destreza profesional con que a veces los artistas disfrazan el encanto, el entusiasmo que les produce una obra de arte. Luego pensó: «Aunque no tuviera yo el mar y la playa, permanecería aquí mientras tú no te fueras».


                        La muerte en Venecia, de Thomas Mann

Como asumo que queremos tener un personaje LGTBI y normalizar su sexualidad, la claridad y elegancia serán vuestras mejores amigas. Porque la normalización empieza ahí: mostrándolo y diciéndolo sin darle más vueltas y ancha es Castilla.

Mi otro consejo es que evitéis clichés a la hora de que vuestro narrador haga alusión a la sexualidad de vuestro personaje. En mi opinión, esto está relacionado con los rodeos para hablar del tema. Valerse de algo muy superficial para esto es casi tan malo como envolver el término en eufemismos. Si os habéis dado cuenta de que vuestro personaje LGTBI cumple algún estereotipo y estáis pensando ‘vaya, ya la he liado’, no os agobiéis: los estereotipos y clichés también se pueden usar en vuestro beneficio. Podéis darles la vuelta de manera original, usarlos para tratar algún tema relacionado o, incluso, mostrar que, a pesar de ese cliché, no se trata de un estereotipo con piernas. ¿Tenéis a un chico gay que le gusta Madonna? Quizá sea su guilty pleasure y le recuerda a cuando su madre ponía sus discos en casa pero a él lo que de verdad le gusta es la zarzuela. O quizá le gusta Madonna y sea su forma de demostrar que se siente libre de escuchar la música que quiera sin la presión de ‘esto no es masculino, es solo para gays’, al contrario que sus conocidos heteros que no admitirían que la escuchan por el qué dirán. Lo importante es no quedarse en lo superficial, porque podemos y debemos sacar muchísimo partido a nuestros personajes.

Para que vuestro narrador hable de la sexualidad de vuestro personaje podría deciros que penséis en cómo se hace con un personaje hetero, pero claro, ya que la heterosexualidad se asume de antemano, no existe este dilema. Aunque sí que podéis fijaros, por ejemplo, en cómo se describe la actitud de un personaje hetero con sus intereses amorosos o cómo recuerda relaciones pasadas y usarlo en vuestro favor. Si queréis jugar con la insinuación, podéis también valeros de descripciones significativamente diferentes: por ejemplo, cuando vuestro personaje conoce a alguien de su mismo sexo que le llame la atención, una opción es dar más detalles de vuestro/a desconocido/a o que estos detalles sean más llamativos en comparación a otros. Así conseguimos que el lector piense, ‘vaya, aquí sucede algo’.

supercorp-ignores-mon-el
Se fijó en su pelo recogido, que olía a miel y almendras, y en cómo se le marcaba la cicatriz de su ceja cuando sonreía. Al mirar a su acompañante, se preguntó si no le asfixiaba el botón de la camisa.

Si la salida del armario recae sobre los propios personajes en los diálogos, entonces dependerá de la personalidad de cada uno. Podemos tener un personaje tímido que por fin se ha atrevido a decírselo a alguien u otro que no tenga tapujos y lo diga de la forma más directa que podáis imaginar. También puede ser un tema ya conocido por los personajes que sale de forma natural en una conversación cualquiera. Como ya os he dicho, depende de vuestros personajes y su personalidad.

Ya han salido del armario, ¿ahora qué?

Ahora que el lector ya sabe oficialmente que el personaje es LGTBI, toca seguir mostrándolo como un personaje profundo, tridimensional, redondo (o el calificativo que más os guste), porque para eso habéis preparado su ficha de personaje y le habéis otorgado con anterioridad una personalidad y una serie de gustos, miedos, ambiciones, etc. No os quedéis solo con su orientación ni hagáis girar su trama en torno a este tema. Incluso si vuestra intención es la crítica anti-LGBTIfóbica, tened en cuenta que vuestro personaje también hace otras cosas en su vida a parte de ser LGTBI y, precisamente, el hecho de mostrarlos en otros ámbitos es lo que favorece la normalización y, a su vez, da más fuerza a vuestro mensaje anti-LGBTIfóbico.


Y eso es todo, por el momento, sobre cómo presentar a vuestros personajes LGTBI a los lectores. Espero que os haya servido si estáis pensando en incluir diversidad en vuestras historias. No dudéis en comentar cómo lo hacéis vosotros o qué otras formas habéis leído o escrito para sacar del armario a vuestro personajes.

Un saludo y que la literatura os acompañe.


Imagen de portada extraída de Lifehacker.com
Anuncios

2 comentarios en “¿Cómo sacar del armario a tus personajes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s