Turismo literario: Santander

A todos nos ha pasado que un día decides poner un poco de orden en tu pc y, mientras estás reorganizando los archivos, te topas con esa carpeta de fotos del año de la polca o las fotos que hiciste en tu viaje a no sé dónde. Entonces, se te olvida que estabas ordenando tu portátil y te pones a verlas. Pues algo así me pasó el otro día y me dio una idea para una sección: ¿Por qué no hacer una entrada sobre la literatura de un lugar? Cuando viajo, me gusta leer autores de la ciudad o país al que voy y, además, aunque nunca haya visitado ese lugar, a veces sí que he leído escritores locales. Por eso, hablaré de la literatura tanto de los sitios que he visitado, como de los que tan solo he leído sus novelas.  Pues bien, dicho esto, comencemos con Santander y dos de los escritores españoles más queridos por los santanderinos: Jose María de Pereda y Benito Pérez Galgós.

Jose María de Pereda

jmpereda

Estuve en Santander hace algo más de dos años y pasé allí una semana. Como iba sola, me dediqué a investigar las calles y lugares principales y descubrí que una de las avenidas más importantes —y lugar que inspiró algunas escenas de mi novela— era el Paseo de Pereda, que comenzaba en los Jardines de Pereda. Pensé, «¿quién será este tal Pereda que lo nombran tanto en los blogs de turismo cántabro?». Entonces descubrí que es uno de los escritores más queridos de Santander.

Jose María de Pereda nació en Polanco, Cantabria, en 1833 y fue, a parte de escritor, diputado carlista. Comenzó su andadura como periodista en el diario santanderino La Abeja Montañesa y probó suerte en el teatro, pero es su obra narrativa la que más destaca. Considerado uno de los maestros del costumbrismo y gran exponente del realismo español, también fue amigo de Benito Pérez Galdós (de quien hablaré después), a quien conoció en su época en Madrid, y con quien tuvo una fuerte amistad a pesar de sus marcadas diferencias ideológicas. Una de las obras más conocidas de Pereda, y de la que os voy a hablar ahora, es Sotileza.

Publicada en el 1884, Sotileza es un retrato del Santander de la época, concretamente de los pescadores, marineros y de la clase baja. Cuenta la historia de Silda, una niña huérfana que se relaciona con Andresito, hijo de marinero y niño de buenos modales y educación, y otros niños de clase humilde (los ‘raqueros’ que tan famosos son en la ciudad cántabra).

20141005_112112
 

Los 'raqueros', que se lanzaban al agua en busca de las monedas que les tiraban los ciudadanos que querían algo de entretenimiento.

 

Pronto, Silda (o Sotileza como le apoda su segundo padre adoptivo) levanta las pasiones de Andresito, de Muergo, uno de los raqueros, y del hijo de su primer padre adoptivo. Todos estos embrollos amorosos dan pie a lo que no puede faltar en una novela realista española del s.XIX: las habladurías, las malas intenciones de las personas que rodean a estos personajes, las acusaciones de falta de moral, la aparente imposibilidad de salvar las diferencias de clases y todo un retrato de la España más sombría y ‘bienqueda’, cuyos trapos sucios se limpian en casa.

Si algo sorprende Sotileza es el uso del lenguaje: muy detallado en sus narraciones —sobre todo por el uso de la terminología pesquera— y muy fiel la representación que hace del curioso habla santanderina de la época. A parte de su estilo realista y costumbrista, podemos ver en la novela la crudeza de una sociedad comida por la envidia, que se ve reflejada en los personajes de la primera madre adoptiva de Sotileza y su hija, que le hacen la vida imposible y pretenden ensuciar su imagen hasta después de haberse ido de su hogar.

monumento_a_pereda
 

Monumento a Pereda en los Jardines de Pereda (Santander). Los relieves representan escenas de sus obras. El de abajo a la derecha es el padre Apolinar con los raqueros.

 

Estos dos autores que os traigo son grandes exponentes del realismo español del s.XIX y es precisamente este siglo uno de mis favoritos en las letras españolas, quizá solo superado por el modernismo y la Generación del 98 (también tengo que reconocer que es lo que más he leído a nivel nacional, ahí podéis echarme la bronca). Así que ahora vamos a pasar al gran amigo de Pereda y grande de la literatura española: Benito Pérez Galdós.

Benito Pérez Galdós

800px-photo_of_benito_pc3a9rez_galdc3b3s

A Pereda no lo conocía cuando fui a Santander, pero de Galdós no sabía que tenía relación con la capital cántabra hasta que, paseando por un parque cercano a la playa del Sardinero, vi una estatua suya y, en la playa de El Camello, un mural con un fragmento de Gloria (1877) del escritor que hacía referencia al nombre de la misma. Entonces, investigué y descubrí que Benito Pérez Galdós  veraneaba en la ciudad, en ‘San Quintín’, su finca santanderina.

Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria y se mudó a Madrid para estudiar derecho, donde conoció a otros grandes autores (entre ellos, Pereda) y pensadores españoles de la época que influyeron en su vida y en su obra. Sus obras más conocidas son quizá Fortunata y Jacinta y su colección de Episodios nacionales, pero en esta entrada os hablaré de las que yo conozco y los que me han atrapado en la prosa galdosiana, que son TormentoTristana.

Ambas novelas protagonizadas por dos mujeres inmersas en un triángulo amoroso en que son objeto de deseo de un hombre mayor y con cierto poder sobre ella y, a la vez, aman a otro de posición más humilde. Aunque los finales de ambas son algo distintos, se asemejan mucho en el sufrimiento que su condición de mujeres reprimidas les supone. Amparo (apodada Tormento), cuya vida se ha visto truncada por haber roto los esquemas de la mujer sumisa y casta de la época, tan solo quiere la paz que por culpa de su ignominiosa falta (para la época, claro) con Pedro Polo no puede tener. Esa paz la encuentra en Agustín, un hombre que ha viajado y redimido sus faltas y ve la pureza de Tormento. Pero como parece ser común en la novela realista de la época, no todo va a ser fácil. Tormento es arrastrada hasta el mayor abismo de todos: la desesperación que hace honor a su apodo. Y en esto, Galdós muestra una gran destreza y conocimiento de la psicología de los personajes.

20141005_164748

Por otra parte, Tristana es una huérfana que es acogida por un amigo de su familia, don Lope, que la desea y se convierte en un tirano por retenerla. Sin embargo, Tristana se enamora de Horacio, un pintor que, tras los primeros encuentros idílicos y las primeras promesas de amor, empieza a ver una faceta de Tristana que no le gusta: ella quiere ser libre, no quiere ser una mujer más, quiere ser la mejor versión de sí misma. Con Tristana experimentamos el desasosiego de vivir bajo el yugo de un benefactor dominante y asfixiante y la fantasía de un amor que ya se desvaneció hace tiempo y ya no existe.

Ambas protagonistas encuentran salida a su situación de forma distinta, abierta a interpretaciones que, aunque puedan parecer felices, dejan una sensación de derrota propia de este periodo literario. El mito de Dafne y Apolo contextualizado por Galdós.

Porque es precisamente leyendo las letras españolas de este siglo que siento que hay muchos aspectos de nuestra sociedad tan arraigados que resulta frustrante y descorazonador ver que, en el fondo, pocas cosas han cambiado realmente.

Sí, me he puesto derrotista, pero a veces hace falta leer algo escrito hace más de un siglo para darte cuenta de como está el mundo ahora. Y por eso es por lo que os recomiendo a estos dos escritores santanderinos (de nacimiento o de adopción).


Hasta aquí esta entrada de turismo literario. Espero que os haya gustado y que os animéis a leer a los autores o a visitar Santander.

Un saludo y que la literatura os acompañe

Anuncios

Un comentario en “Turismo literario: Santander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s