Cultura y cambio social

Hace poco vi ‘La llegada’, película protagonizada por Amy Adams (maravillosa en esta cinta) y Jeremy Renner, y aunque esta entrada de hoy no tiene mucho que ver con la película, sí que me hizo pensar en muchas cosas que me gustaría ahora compartir con vosotros.

Para los que no la hayáis visto, a parte de recomendárosla, os diré que no es una historia de ciencia ficción al uso; no esperéis batallas trepidantes contra extraterrestres o una distopía basada en el terror impuesto por los visitantes. ‘La llegada’ es una oda al lenguaje, a la comunicación, a las lenguas. Al poder de la palabra para cambiar el mundo y hacerlo un lugar mejor.

La semana del puente-acueducto-festivos salteados, cuando fui a ver la película, muchos de mis amigos volvieron a Almería y una de las conversaciones que tuve con ellos antes del cine fue sobre feminismo, minorías y corrección política.

Cuando pertenecemos, como en mi caso, a una minoría o a un grupo social víctima de discriminación, siempre pasa por nuestras cabezas la dichosa pregunta de ‘¿Por qué es tan difícil de comprender para el grupo en ventaja que la discriminación existe?’. Planteado así, es muy genérico, pero si digo ‘¿Por qué los heterosexuales se creen que no hay discriminación contra el colectivo LGTBI?’, ‘¿Por qué los hombres no se creen que las mujeres seguimos en desventaja social?’, ‘¿Por qué los blancos pensamos que no hay racismo si Obama ha sido presidente?’. Una de las conclusiones a las que he llegado tras años de reflexión, tras ver distintas perspectivas y de informarme es que el razonamiento lógico no funciona. Nos esforzamos por explicar con argumentos lógicos, incluso científicos, que las minorías son discriminadas o que no somos tan diferentes los unos de los otros.

Se hacen leyes, se intenta cambiar el lenguaje para que no sea discriminatorio u ofensivo y alguna que otra medida punitiva que, más que ayudar, parece acrecentar el sentimiento anti-minoría. ¿Pensáis que una persona que, por ejemplo, cree que los miembros del colectivo LGTBI son una panda de enfermos va a cambiar de idea porque se le castigue por insultarlos? ¿O que un hombre (o mujer, que las hay) machista dejará de serlo porque se fortalezcan las leyes contra la violencia sexista? Dirá: ‘Encima de que los enfermos son ellos, tengo yo que pagar el pato. ¡Lo que me faltaba!’. ‘¡Encima de que va vestida como una guarra me despiden a mí por acosarla!’. Sí, yo creo que esa persona ha cambiado mucho su forma de parecer y sentir con respecto a la víctima de la discriminación… Y, ojo, no estoy diciendo que no crea convenientes medidas legales, hay que contener la avalancha para que no se convierta en una catástrofe. Pero eso no ataca a la raíz del problema.

La emoción. La emoción es la clave de todo. Esa es otra de mis conclusiones con respecto al tema. Parece que en la sociedad actual se ha desprestigiado el corazón en pro de la razón. Damos explicaciones racionales a todo: tú me discriminas porque no me conoces. Y sí, tiene parte de razón esa afirmación. Pero ¿cuántos de nosotros no habremos oído eso de ‘No, si yo conozco a muchos gays’, ‘Yo sé que las mujeres tienen los mismos derechos’, ‘Un compañero de trabajo es negro (o cualquier otra etnia o procedencia) y es buena gente’ y luego sus acciones dicen a gritos que la persona es homófoba, machista o racista. Me parece muy bien que conozcos a alguien del colectivo LGBTI o de otro país o etnia, o que te sepas los fundamentos del feminsimo, pero ¿has sentido la discriminación en tus carnes? ¿Te has parado a comprender y empatizar con los sentimientos de las personas discriminadas? ¿Alguna vez has sentido miedo por tu seguridad por pertenecer a un grupo discriminado? La emoción, esa reacción fisiológica que nos produce un evento y que normalmente solemos ponerle nombre, va a determinar en última instancia cómo ves el mundo. A la gente le gusta el deporte porque es un chute de adrenalina y otros neurotransmisores que producen adicción. A la gente le gustan los parques de atracciones porque es otro chute de hormonas. La gente se droga porque la sustancia genera cambios en tus centros de recompensa, donde nacen las emociones. Luego ya les ponemos nombre, las justificamos, las describimos si se nos ocurren las palabras, pero nuestro cuerpo ya las ha sentido.

Lo mismo pasa con el cambio social. Si yo no soy capaz de provocar en ti que se te revolucionen las hormonas y tu cuerpo reaccione fisiológicamente, seguramente no seré capaz de provocar en ti un cambio de actitud. ¿Por qué lloramos cuando nuestro personaje favorito muere o le sucede algo trágico? Porque hemos experimentado físicamente su viaje y ahora nos lo arrebatan. Es como si nos quitaran la droga, nuestro equipo favorito perdiera o nuestra atracción favorita estuviera fuera de servicio.

Y ¿no es maravilloso que una historia de ficción pueda provocar eso en un lector/espectador/público general? Como escritores tenemos el poder de provocar emociones, de hacer que una persona pueda cambiar su forma de pensar porque nuestra historia le ha conmovido de alguna forma. Yo creo que la cultura ha hecho más por el cambio social que cualquier legislación. Obama piensa igual que yo:

Si no se os da bien el inglés y ya que no consigo encontrarlo subtitulado, os traduzco el fragmento que me interesa (a partir del minuto 0:36, aproximadamente):

'Por mucho que hemos hecho gracias a leyes, acabar con el Don't Ask, Don't Tell, etc... Cambiar los corazones y opiniones... No creo que nadie haya sido tan influyente como tú. [...]. Tu valentía y... eres muy agradable... Que tu estés dispuesta a reivindicar quién eres le da fuerzas a otra gente y luego, de repente, es tu hermano, tu tío, tu mejor amigo... compañeros de trabajo y después... las actitudes cambian. Y luego siguen las leyes, pero todo empieza con gente como tú.'

Ellen ha conseguido entrar en los televisores y luego en los corazones. Después, las mentes cambiaron. El aumento de personajes y tramas LGBTI, de protagonistas femeninas, de otras razas, etc. permite que la gente pueda empatizar mediante estas historias con personas diferentes que también sienten y sufren y se emocionan. Por supuesto, no voy a entrar en esta entrada en cómo se retratan estos personajes, porque en muchas ocasiones no se hace de la mejor manera, pero los cambios requieren mucho tiempo, mucho ensayo y error, muchos intentos. Aunque parezca descorazonador, hablo de años. Pero si queremos ese tan necesitado cambio, debemos ser como el cántaro que va a la fuente.

Yo quiero poner mi grano de arena a esta revolución del pensamiento que estamos viviendo. Quiero que mis personajes sean diversos y demostrar que son como tú, como yo, como los vecinos, etc. Es mi compromiso con el mundo. Es mi responsabilidad como escritora.


 

Dicho esto, espero que os haya gustado la entrada de hoy y os haya hecho pensar. No dudéis en aportar vuestras opiniones.

Un saludo y que la literatura os acompañe.

 

 


Imagen de portada extraída de Heathwood Institute and Press
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s